Carteles de la Guerra Civil Española: Mes Homes Mes Armes Mes Municions! (81/110)

Ángel Pestaña, dirigente anarcosindicalista que ya desde la década de los veinte venía destacándose como el principal representante del ala moderada de la CNT, funda en abril de 1933 el Partido Sindicalista. Miembro histórico de la Confederación, autodidacta, elevado en poco tiempo a los órganos directivos del sindicato gracias a su trabajo en la prensa confederal, encargado de visitar la URSS e informar sobre la conveniencia o no de que la CNT permaneciese en la Internacional Sindical Roja, compañero de Salvador Seguí, protagonista, muchas veces crítico, de las luchas obreras en la Barcelona de los «sindicatos libres» y de Martínez Anido, representó cada vez más acentuadamente la vertiente sindicalista y reformista de la CNT, en oposición al maximalismo que predicaba la FAI. En agosto de 1931 firma el «Manifiesto de los Treinta» y dos años después da el paso definitivo, fundando el Partido Sindicalista.


Pestaña pensaba que el gran peso social de la CNT exigía que ésta trasvasase su influencia y sus planteamientos a la escena política, de la que, como le demostraba la experiencia, no podía prescindirse. El ejemplo socialista, con una rama política (el PSOE) y una sindical (la UGT), que actuaban generalmente en armonía, debió interesar sin duda al cada vez más

pragmático líder obrerista. A ello conviene añadir que si bien la CNT hacía constantes votos de apoliticismo, mantenía en su seno una corriente organizada, la FAI, que influía decisivamente en la toma de posturas de la central, defendiendo siempre la ideología anarquista. Frenar la influencia fascista era otro de los proyectos de Pestaña.


El partido no cuajará. Los «treintistas», su más directa clientela, se reintegran a la CNT, y ésta, a su vez, declara en el gran Congreso de Zaragoza (mayo de 1936) su adhesión al comunismo libertario. Reducido a la condición de pequeño partido, el P. S. firma el pacto del Frente Popular, gracias al cual Pestaña obtiene acta de diputado por Cádiz. Durante la guerra, el

partido tendrá muy poca influencia (Pestaña es nombrado subcomisario general de Guerra en octubre de 1936, pero dimite muy pronto por cuestiones de salud, y entre los comisarios políticos sólo cuentan con uno, el hoy novelista Ángel María de Lera), adoptando casi siempre una línea de apoyo táctico a los diversos gobiernos republicanos.


El cartel que presentamos refleja bien sus postulados: prioridad de ganar la guerra, que se matiza adjetivándola con un «por el momento» que sugiere posteriores avances revolucionarios. Se trata de una obra del valenciano Monleón (no precisamente una de las mejores), adscrita al género del «bestiario», es decir, de las que representan al enemigo como un animal, ilustrado en este caso con un sombrero de copa (prenda de las clases dominantes) con el símbolo falangista y la cruz garuada nazi.


Detalles técnicos del cartel:

Autor, Monleón. Editor, Partido Sindicalista. Imprenta, Gráficas Valencia. Medidas, 100 x 70 cm. (Col. FIEHS-CEHI.)


Fuente: “Carteles de la Guerra Civil Española”, Ediciones Urbión, S.A. 1981.



1 visualización
Entradas destacadas
Entradas recientes
Buscar por tags
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square