Carteles de la Guerra Civil Española: Mujeres ingresad en la Juventud Socialista Unificada (79/110)

El cartel que hoy comentamos es uno de los muchos que fueron editados por pequeños organismos locales, secciones de partido, regimientos, etc., a lo largo del conflicto. Sus escasas pretensiones (pequeñas tiradas, autores semidesconocidos) hacen hoy mucho más difícil su localización, pero sería erróneo limitar la cartelística republicana a la realizada por las

firmas consagradas para el Estado o los principales partidos. Los de «serie B», sin entrar en su calidad, nos permiten estudiar un sentimiento y una iconografía popular que se pierde obligatoriamente en los grandes encargos. Casi nada de lo que hemos dicho sobre la polémica entre «cartelistas» y «dibujistas» es válido para ellos. Sus raíces hay que buscarlas más en un tipo de estética muy ligada a las imágenes religiosas más populares e ingenuas.


El rostro de la militante de las JSU es sobre todo teatral, sus ojos están sombreados de negro y contrastan con el colorete de los pómulos, que recuerda a las muñecas infantiles de la época. Otro rasgo de este tipo de obras es el esfuerzo que los autores realizan para dar la mayor impresión de movimiento posible: en otra ocasión era un miliciano que atravesaba con su bayoneta a un soldado marroquí; en éste, la miliciana llama a las mujeres a ingresar en su partido, y el autor, olvidando que el mismo concepto de cartel lleva implícita la idea de «llamada», dibuja la figura en el momento en que vocea la palabra «mujeres», recalcada con dos exclamaciones. La concepción del cartel es por tanto muy primitiva: si por un momento dejáramos sola la figura de la mujer, sin el apoyo de la consigna, la imagen quedaría sin ningún significado. El fondo, un sol que despide rayos con los colores de las banderas comunista y republicana, crea un conjunto algo recargado, pero que no carece de cierto encanto naif.


La incorporación de la mujer a los frentes se produce en los primeros momentos del conflicto, a caballo de la ola de fervor revolucionario que recorre las filas republicanas. La medida no fue muy bien recibida por dirigentes como Castro Delgado, uno de los fundadores del Quinto Regimiento, que la consideraba más utópica que efectiva. Su presencia generalizada en la lucha directa no duró mucho, y ya con Largo Caballero se inicia un esfuerzo propagandístico tendente a convertir a la mujer en la responsable de la retaguardia.


Detalles técnicos del cartel:

Autor, anónimo. Editor, Radio 5 de las JSU. Madrid. Imprenta, Gráficas Reunidas UHP. Medidas, 100 x 70 cm. (Serv. Histórico Militar.)


Fuente: “Carteles de la Guerra Civil Española”, Ediciones Urbión, S.A. 1981.



3 visualizaciones
Entradas destacadas
Entradas recientes
Buscar por tags
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square