Carteles de la Guerra Civil Española: Intensificación de la producción (76/110)

Las necesidades que la economía de guerra impuso a la República fomentaron el cartel de retaguardia dedicado a aumentar la productividad. La tendencia a considerar el conflicto como una cuestión que se decidía en Jos frentes y que sólo necesitaba las dosis suficientes de valor y entusiasmo político, era peligrosa, por lo que la administración republicana insistía una y otra vez en la vital importancia del trabajo en la retaguardia.


El «estajanovismo» hace acto de presencia, y con él un nuevo personaje, al que se coloca en el mismo plano de heroísmo que el luchador del frente: el trabajador de retaguardia. Se editan carteles donde se incita a organizar «campeonatos de trabajo de cara a la guerra», donde se pide aumentar los ritmos y los horarios laborales con la expresiva consigna de «24 horas son pocas», donde se reclaman hombres para el trabajo voluntario, o donde se afirma que «tanto vale una hoz como un fusil, tanto un arado como una ametralladora». La consigna de un cartel de la UGT catalana sintetiza bien todo lo anterior al afirmar: «Campesinos, el campo es un frente de lucha.»


La necesidad de sostener una economía de guerra no fue, además, privativa de los grupos partidarios de primar el esfuerzo bélico sobre los aspectos revolucionarios, como lo demuestran los muchos carteles de la CNT-FAI, en los que se insiste en volcar todo el esfuerzo económico hacia el frente.


El que comentamos, obra de Bardasano, fue editado por el PCE en conmemoración de un 1 de mayo.


Detalles técnicos del cartel:

Autor, Bardasano. Editor, PCE. Imprenta, Gráficas Reunidas UHP. Madrid. Medidas, 100 x 70 cm. (Serv. Histórico Militar.)


Fuente: “Carteles de la Guerra Civil Española”, Ediciones Urbión, S.A. 1981.



1 visualización
Entradas destacadas
Entradas recientes
Buscar por tags
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square