Carteles de la Guerra Civil Española: Victoria (87/110)

El fracaso del levantamiento militar en muchas ciudades importantes el 18 de julio convirtió lo que los conspiradores concebían como rápida acción de fuerza, en una guerra tradicional de posiciones. Los dos bandos comprendieron que el conflicto que se iniciaba exigía un material bélico moderno y efectivo, y empezaron muy pronto a negociar alianzas con potencias europeas afines. Para los republicanos la situación era difícil, pues si bien es cierto que en teoría los aliados naturales de un régimen constitucional como el suyo eran Inglaterra, Francia o los Estados Unidos, el sesgo izquierdista que iba tomando la situación alejaba cualquier posible alianza con ellos. La URSS simpatizaba evidentemente con el Frente Popular, y en parte por esta razón, y en parte por el vacío dejado por las potencias democráticas, pasó a convertirse en el principal proveedor militar de los republicanos españoles. Su ayuda en los primeros momentos llegó por canales indirectos, pero en septiembre de 1936, la crítica situación del ejército popular y la entrada de los comunistas en el primer gobierno de Largo Caballero decidieron a Stalin a intensificar el envío de material bélico y de técnicos. En ese mismo mes empezó ya a funcionar en Los Alcázares un curso de aprendizaje para el mantenimiento de los Tupolev SB.2(7oj «Katiuska»), que llegarían poco después por barco a Cartagena. La presencia de los aparatos rusos (de técnica mucho más avanzada de lo que cualquiera hubiese pensado en aquel momento) convirtió a la aviación republicana en dueña del aire durante unos meses y aceleró la llegada de la Legión Cóndor alemana en ayuda de Franco.


Renau expresa a la perfección las esperanzas que el nuevo material hizo concebir a los republicanos en uno de los carteles de tono épico más interesante y menos grandilocuente de todo el período. Como en otras obras del artista valenciano, la funcionalidad de la imagen evita largas consignas pedagógicas. El escaso texto está ligado a la imagen y al contenido, gracias a los aviones que forman la gran V, todo ello en un ambiente que fusiona lo descriptivo (el cielo, la luz en el rostro del piloto) con lo simbólico (la esperanza en la victoria, el gesto de triunfo del piloto).


Detalles técnicos del cartel: Autor, Josep Renau. Editor, desconocido. Imprenta, desconocida. (Col. FIEHS-CEHI.


Fuente: “Carteles de la Guerra Civil Española”, Ediciones Urbión, S.A. 1981.



3 visualizaciones
Entradas destacadas
Entradas recientes
Buscar por tags
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square