Carteles de la Guerra Civil Española: Nuestras costas serán defendidas por nuestros bravos marinos

Carteles de la Guerra Civil Española: Nuestras costas serán defendidas por nuestros bravos marinos (89/110)


La guerra en el mar no tuvo un peso decisivo en el resultado final del conflicto español. Nadie negaría la importancia táctica del paso del Estrecho, o la eficacia del bloqueo nacionalista a los puertos del Cantábrico, o la resonancia popular del hundimiento del Baleares, pero esto no obsta para reconocer también que ninguna de estas acciones tuvo en su momento la importancia de la campaña del Norte o de la batalla de Teruel. Ambas flotas, y muy especialmente la republicana, actuaron a la defensiva, como si aceptasen que la suerte de un conflicto civil se resuelve en las ciudades y pueblos en los que se han engendrado las contradicciones que dan lugar al estallido bélico.


El 18 de julio la flota se dividió de forma bastante equitativa entre republicanos y nacionalistas, por lo que es erróneo achacar a diferencias en el material bélico la cada vez más innegable superioridad de la flota de Franco. No hay todavía publicados trabajos exhaustivos sobre el tema, pero no resulta aventurado el pensar que las deficiencias de la flota republicana residen básicamente en las mismas razones que explican la derrota del ejército popular en tierra: errores de dirección política y estratégica, como el sorprendente traslado de la flota desde el Mediterráneo al Cantábrico por orden de Prieto, y disensiones y falta de entendimiento entre la oficialidad y la tropa, con la consiguiente falta de efectividad en el mando a la hora de emprender las acciones.


La preponderancia de miembros cenetistas entre la marinería explica el grado de desconfianza en la oficialidad y la severidad de las depuraciones de los primeros días de la guerra, aunque este segundo punto convendría completarlo recordando que la Armada era el cuerpo militar más clasista y conservador y donde los conflictos sociales y políticos estaban más acentuados. Esta hegemonía anarcosindicalista explica también el hecho de que muchos de los carteles dedicados al mar lleven el sello de la Confederación. El que hoy comentamos, obra de Baile ster, es uno de ellos, aunque no precisamente de los más representativos, pues saltan a la vista sus diferencias con la tendencia antropomórfico y romántica que caracterizaba a la cartelística libertaria. Baile ster ha creado una obra mucho más próxima al cubismo que al naturalismo, rompiendo con el realismo y la perspectiva en beneficio de una mayor expresividad de la imagen, aunque sin la fuerza de un Re ñau. Esta falta de vigor de la imagen es la que obliga a insertar una consigna bastante larga para completar la idea de amenaza que ya expresa la silueta del barco con la cruz garuada.


Detalles técnicos del cartel: Autor, Ballester. Editor, CNT. Imprenta, Ortega. Intervenida UGT-CNT. Valencia. Medidas, 160 X 110 cm. (Col. CEHC.)


Fuente: “Carteles de la Guerra Civil Española”, Ediciones Urbión, S.A. 1981.



5 visualizaciones
Entradas destacadas
Entradas recientes
Buscar por tags
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square