Carteles de la Guerra Civil Española: Ingresseu a l’aviacio (86/110)

En el verano de 1936 la aviación militar española está anticuada y al margen de la revolución aeronáutica iniciada a comienzos de la década en los Estados Unidos. Los Breguet XIX y los Vickers Vildebeest eran los aparatos más numerosos y pertenecían a la categoría de reconocimiento ofensivo. Al estallar la guerra, el sesenta por ciento de estos aparatos permanecerá en poder del gobierno republicano, pasando el cuarenta restante a manos de los rebeldes. Los cazas, en su mayoría Nieuport 52, quedaron en el bando republicano, exceptuando diez que, al encontrarse en revisión en Sevilla, formaron en la aviación de Kindelán. Con material de este tipo, la aviación no hubiera podido cumplir un papel relevante en el conflicto. Fue necesario que italianos, alemanes y rusos ayudaran a los dos bandos para que la guerra aérea en nuestro conflicto adquiriese los rasgos de modernidad que más tarde confirmaría la segunda guerra mundial. Aun así, una de las grandes innovaciones que nuestra guerra civil aportó a la aviación militar, el paso del Estrecho por medio del primer puente aéreo de la historia, fue una decisión que tomó el mando nacionalista de forma independiente y que inició con sus propias fuerzas.


El cartel de Tona que comentamos se hace eco de la importancia de la aviación en toda guerra moderna. Ha pasado ya el momento de las barricadas y del miliciano con fusil y pistola, y aparecen nuevas exigencias. La consigna es bien explícita: «para aplastar al fascismo, ingresar en la aviación». La sensación de fuerza y decisión que siempre se busca en los carteles de carácter bélico, encuentra en los referidos a la aviación una ayuda muy estimable, y Tona no duda en establecer un paralelismo entre el puño (símbolo republicano y representación de la voluntad popular) y los aviones. Estos cumplen un papel simbólico, y no reflejan ninguna característica de los aparatos que en aquel momento combatían sobre nuestro país.


Detalles técnicos del cartel: Autor, Tona. Editor, Sindicato de Dibujantes Profesionales. Imprenta, Gráficas Ultra. Barcelona. Medidas, 100 X 70 cm. (Col. CEHC.)


Fuente: “Carteles de la Guerra Civil Española”, Ediciones Urbión, S.A. 1981.


3 visualizaciones
Entradas destacadas
Entradas recientes
Buscar por tags
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square